Historia de la consola Atari: por qué se entierran 700.000 juegos en el desierto
Bernardo Montes de Oca
21 de abril de 2020
  |  

Historia de la consola Atari: por qué se entierran 700.000 juegos en el desierto

Bernardo Montes de Oca
21 de abril de 2020
  |  
Company Forensics - Learn from the mistakes of VC-funded startups | Product Hunt

Unite a los 100.000 empresarios que nos leen cada mes

¡Lo tenemos!
Tendrás noticias nuestras pronto.
¡Uy! Algo salió mal al enviar el formulario.

Sí, está olvidado, y su último proyecto parece ser un fracaso. Pero si digo el nombre de Atari, ya sabes de lo que estoy hablando. 

Hace décadas, Atari era LA consola de videojuegos. 

Ayudó a desarrollar el mundo de los juegos en los EE.UU., con su gran consola 2600 y juegos como Pong y Space Invaders.

Pero entonces llegó un pequeño extraterrestre, el mercado se desplomó, y se produjo el caos

Atari sangró dinero, arruinó alianzas y creó productos defectuosos. Su reputación estaba tan empañada que las tiendas se negaron a vender las consolas. 

Y así, Atari se derrumbó. 

Pero los jugadores de todo el mundo le deben mucho a la otrora exitosa compañía, por lo que vamos a hablar de Atari en este episodio de Company Forensics. 

Las primeras supercomputadoras

Los años 60 vieron el nacimiento del primer videojuego que se jugó en múltiples ordenadores, lo cual fue un gran acontecimiento, ya que los ordenadores tenían el tamaño de una habitación en aquel entonces.

Se llamaba Spacewar! y muchos estudiantes lo veían sólo como entretenimiento, pero un hombre estaba OBSESIONADO con el juego. 

A Nolan Bushnell le encantaban los juegos de arcade. Además de estudiar, trabajó en un parque de atracciones donde los juegos de arcade eran abundantes y allí estudió qué juegos eran los más adictivos. 

Le fascinaba cómo la gente sabía que los juegos eran difíciles y aún así seguían jugando. Así que buscó crear algo similar y fundó una empresa con Ted Dabney, otro estudiante de ingeniería.

Su primera idea fue una copia de... Spacewar!

Pero lo llamaron Ciencia de la Computación. 

Sí, su juego de nombres no era bueno. 

Luego intentaron colocar la informática en las salas de juego, pero era voluminosa y costosa, así que sólo se colocaron 750 unidades, en lugar de las 2300 esperadas. Pero no lo dejaron.  

Así que formaron la Syzygy Game Company y contrataron al ingeniero Al Acorn. 

De nuevo, copiaron OTRO juego: el juego de tenis de Magnavox Odyssey y lo llamaron PONG.  

Has oído hablar de Pong, ¿verdad? 

Su primer nombre de empresa, Syzygy, ya estaba tomado, tuvieron que pensar en otro nombre. A Bushnell se le ocurrió la palabra Atari, una forma normalizada de una palabra japonesa que significa "dar en el blanco" o "recibir algo por casualidad". 

La palabra "atari" se usa en japonés cuando una predicción se hace realidad o cuando alguien gana la lotería.

Y la compañía hizo justo eso con Pong. 

Pero en aquel entonces, nadie sabía realmente cómo comercializar un videojuego. Así que Bushnell y Dabney decidieron comercializar la máquina ellos mismos. 

En 1972, se volvieron hacia una de las obsesiones de Bushnell: los salones recreativos. Colocaron una versión rudimentaria de la máquina de arcadas en una taberna y tuvo tanto éxito que el principal problema que tenía era que rebosaba de monedas. 

Imagina eso: el problema era DEMASIADO DINERO.

Pero, manténgalo ahí, justo cuando la compañía creció, las cosas se volvieron oscuras a puertas cerradas. 

Dabney dice que Bushnell lo obligó a dejar la compañía, pero Bushnell dice que se separaron amistosamente. 

Sin embargo, fuentes adicionales dicen que Dabney sintió que Bushnell lo dejó fuera de las reuniones, ideas y tratos de negocios. Tanto es así que, incluso con el éxito de Pong, Dabney dejó la compañía en 1973, vendiendo su parte por 250.000 dólares. 

Dabney continuó trabajando para Bushnell como empleado, pero como él dijo, con extrema precaución.  

Y yo le creería. 

Bushnell estaba obsesionado con dominar el mercado de los juegos, así que creó otra compañía llamada Kee, que era Atari con un nombre diferente, para vender contratos exclusivos a los recreativos que no compraban Atari.

Entre las dos compañías, él monopolizó el mercado de los juegos de azar. 

Pero él quería más: quería que los aparatos fueran más pequeños para que la gente los comprara para sus casas. 

Así que creó el Sistema de Video Computadora Atari (VCS), más tarde llamado 2600, que llevaba cuatro juegos, un joystick y dos controladores. Todo por sólo 849 dólares en el dinero de hoy

Fue un éxito parcial al principio, suficiente para que siguiera trabajando en ello. Pero el hardware siempre será caro, de vez en cuando. Así que buscó inversores y Warner Communications llamó a la puerta. 

En 1976, Bushnell vendió Atari por unos 28 millones de dólares, en aquel entonces. Lo cual fue mucho. 

Continuó trabajando bajo la Warner, pero lo dejaron ir ya que tanto él como los directores encontraron la situación "difícil". 

Para 1978, había roto todos los lazos con Atari, y la exitosa marca de videojuegos estaba ahora completamente en manos de Warner. 

Esto sería bueno. Y sería malo. 

El mercado en auge

Aunque el 2600 fue un éxito moderado a finales de los 70, no despegó realmente hasta que Atari licenció Space Invaders. Entonces la consola se convirtió en un éxito, y Space Invaders se convirtió en el primer juego que vendió un millón de unidades

Atari, bajo la dirección de Warner, pretendía que el 2600 se volviera obsoleto en tres años. Así que empezaron a trabajar en un reemplazo: el 5200. 

Y el 2600 se volvió obsoleto, pero el mercado también estaba cambiando.  

Atari ya no era la única consola. Otros fabricantes, como Magnavox, Mattel y Coleco se estaban metiendo en ella. 

Así que la compañía trabajó duro para crear no sólo el 5200 sino también computadoras personales como el 400 y el 800. 

Lo interesante fue que estas computadoras usaron la tecnología de la consola de juegos. Y, de nuevo, no estaban solos. Otras compañías, como Commodore, Tandy e IBM también crearon computadoras personales. 

Y los ordenadores eran atractivos: tenían teclados, podían realizar otras tareas y, también, ejecutar videojuegos. 

Pero el 5200 sería incapaz de reproducir el éxito de su hermano mayor. 

En un lugar donde todo el mundo quería un trozo de un pastel muy grande. 

Bueno, excepto que el pastel no era tan grande. 

El choque del videojuego 

Hoy en día, todo el mundo quiere crear la aplicación perfecta. 

En aquel entonces, era el videojuego perfecto. 

Y eran un poco ambiciosos. Empresas como Atari estimaron, al igual que en los días de la televisión, que todos los hogares tendrían una consola de juegos

Sí, las esperanzas eran altas. 

La gente compraba consolas como loca, o eso parecía. Y esto aumentaría la demanda de juegos, ¿verdad?

Entonces, ¿por qué no sucedió? 

Porque la industria estaba cegada por su ambición. La demanda era alta, pero si era del 100%, las empresas fabricaban el 175%. 

Y ese no fue el único problema. 

Aquí hay un pequeño ejemplo: el Atari 5200 no era compatible con el 2600. Por lo tanto, Atari tuvo que fabricar juegos específicos para cada consola. Y este escenario era común en todo el mercado. 

Añadí a esto que el mercado se estaba abriendo. Antes de 1979, sólo Atari producía juegos para Atari, pero cuatro ingenieros dejaron la empresa, ya que consideraban que no tenían suficiente crédito. 

Los cuatro crearon Activision, el primer desarrollador de videojuegos de terceros.

Así que había un mercado lleno de hardware y eventualmente, lleno de software también. 

Imagic, Games by Apollo, Parker Brothers, Colecto, Activision, CBS Video Games y Mattel estaban creando juegos para el Atari y otras consolas. Los fabricantes de terceros pasaron de 3 a 30 en SÓLO SEIS MESES. 

Pero los juegos no eran buenos. Muchos eran sólo de ingeniería inversa, eran versiones más pobres de otros juegos, con gráficos y jugabilidad limitados. 

David Crane, el fundador de Activision, lo reconoció e incluso llegó a decir que muchos de los juegos producidos durante esos años eran "los peores que se han hecho". 

De hecho, pocos juegos fueron innovadores, sólo el 10% de los juegos produce el 75% de las ventas. Y aún así, el mercado estaba desbordado de productos mediocres.

Las tiendas estaban abarrotadas, así que devolvieron los juegos no vendidos. Pero los editores no tenían dinero en efectivo para devolverlos, porque sus productos eran tan malos que NO PODÍAN VENDERLOS. 

Muchas empresas se retiraron y dejaron a los minoristas con montones de malos videojuegos. Desesperados, los vendedores recortaron los precios y aún así no pudieron venderlos. Era un caos. 

Y entonces apareció este tipo: el peor videojuego de la historia: E.T.

Tratando de aprovechar el éxito de la película, Atari encargó a un diseñador que creara la versión del videojuego, pero le dio sólo CINCO SEMANAS y muy poco dinero. 

El resultado fue un juego feo, no jugable y lleno de bichos, y Atari pidió no una, sino 700 MIL copias del juego. 

Hubo bombo y platillo, pero no hubo ventas. Y esto se considera el comienzo del colapso de la industria. 

De 1983 a 1985, ventas de 3,2 BN a sólo 100 millones de dólares. 

Las tiendas estaban tan hartas de la situación que rechazaban la venta de consolas y los clientes no querían pagar por juegos caros y malos. 

Muchas empresas sufrieron, pero E.T. golpeó duramente a Atari. 

Entonces, ¿qué hizo la compañía? Bueno, lo que cualquiera haría. 

Enterrar los juegos en medio del desierto. Todas las 700.000 copias

Así es. Pero este no fue el único error que cometió Atari. 

Malos tratos

En 1982, las conversaciones entre Nintendo y Atari estaban en pleno apogeo. Nintendo vendió su consola Famicom con éxito en Japón, pero no había logrado entrar en el mercado estadounidense, por lo que recurrieron a Atari para formar una sociedad. 

En 1983, Nintendo propuso que Atari les ayudara a construir el dispositivo mientras que Nintendo ayudó en la comercialización. 

Esto parecía un gran trato. 

El 5200 de Atari fue un fracaso y el 7800 fue sólo un pensamiento. Por lo tanto, el riesgo para Atari era bajo. Si el trato se echaba a perder, Nintendo sufriría. No Atari. 

Pero el caos fue tal que la dirección de Atari literalmente perdió el rastro de las negociaciones. 

Entonces, Nintendo, confundido y cauteloso de esto, decidió entrar en el mercado por sí mismo

Y el resto es historia. Al menos para Nintendo. 

Porque Atari cometería el mismo error años después. 

En 1988, Sega le propuso a Atari que construyera sus dispositivos y, según Michael Katz, el presidente de la división de videojuegos: 

"Las negociaciones fueron bastante lejos por la corriente, y según recuerdo, se desmoronaron cuando Sega y Atari no pudieron acordar los términos. Entonces Sega decidió hacerlo por sí mismo."

Y entonces, Sega creó el Génesis. 

Atari, mientras tanto, se quedó con las manos vacías. 

Una supervivencia temblorosa

Después de que la industria de los videojuegos colapsó, Atari también lo hizo. 

Los intentos de reorganización fracasaron y fue vendida a Jack Tramiel, quien la rebautizó como Atari Corporation. 

Hizo un buen trabajo, si me preguntas. Se las arregló para remontar los números, ganando 25 millones de dólares en ganancias en 1986, usando la comercialización y mejorando los productos existentes. 

Invirtió en innovación y creó la Lynx, una consola portátil con color, batería de larga duración y muchos juegos. 

Pero lo lanzaron después de Navidad, y todos ya habían comprado otro portátil: el Gameboy. 

Nintendo atacó de nuevo. 

Los 90 tampoco fueron amables y, aunque la compañía tenía dinero, sus productos eran deficientes. La consola Jaguar, compitiendo directamente con Sega y Nintendo, fue un fracaso, y el Lynx no se vendió bien. 

Así que Tramiel vendió la compañía a Hasbro en 1997. 

Entonces Hasbro fue tomado por Infogrames, el desarrollador francés, sólo tres años después.  

Irónicamente, después de que Hasbro se hizo cargo de Atari, liberaron las patentes del Jaguar al público y ahora tiene un culto que lo sigue. 

Luego Infogrames mantuvo vivo a Atari con la promesa de otra consola, un VCS de estilo retro. Pero Atari parece ser un pozo de dinero estancado con una promesa rota. 

En 2017, finalmente se supo que el VCS saldría. Pero lo hace en un mercado muy difícil. Está la Playstation, la Xbox, la Wii e incluso Nintendo lanzó su versión retro NES. 

Entonces, uno debe preguntarse, ¿vale la pena lanzar el VCS?