El Windows Phone: un fiasco de 8 mil millones de dólares
David Marín
8 de octubre de 2020
  |  

El Windows Phone: un fiasco de 8 mil millones de dólares

David Marín
8 de octubre de 2020
  |  
Company Forensics - Aprenda de los errores de las empresas financiadas con capital riesgo startups | Product Hunt

Unite a los 100.000 empresarios que nos leen cada mes

¡Lo tenemos!
Pronto tendrás noticias nuestras.
¡Uy! Algo salió mal al enviar el formulario.

Microsoft vuelve a la carga con los teléfonos. Esta vez un teléfono plegable. Hace más de dos años que dejaron de fabricar Windows Phones en 2017 y ahora han lanzado el Surface Duo. Es su apuesta por la tendencia de los dispositivos de doble pantalla que lleva un tiempo acumulándose.

Pero éste es diferente para Microsoft. En primer lugar, es más un dispositivo tipo mini-tableta que un teléfono. Pero lo más importante es que ejecuta Android en lugar de Windows.

Así que, a la luz de esta supuesta segunda vuelta para Microsoft haciendo teléfonos, recordemos el OG Windows Phone y el fracaso épico que fue. 

Bienvenido a Company Forensics: Windows Phone

Microsoft lo hizo de nuevo

El Zune, Skype, Mixer, ahora el Windows Phone, son algunos de los fracasos más emblemáticos de Microsoft que hemos cubierto en este programa. Al final, son sólo más rayas para este tigre valorado en más de un billón de dólares.

Un teléfono plegable con Android puede sonar bastante normal y fácil de decir, pero Microsoft tardó cerca de una década en ponerse de acuerdo con el SO de Google y ponerlo en uno de sus teléfonos.

Antes de esto, volcaron el desarrollo y miles de millones de dólares en llevar Windows a los teléfonos. Tenía sentido, y si las cosas les hubieran ido bien, Windows sería el tercer contendiente en el duopolio de sistemas operativos móviles de Android e iOS. 

Windows Phone fue el sucesor de Windows Mobile, el sistema operativo para ordenadores de mano y de bolsillo, a principios de la década de 2000. Esos productos estaban más enfocados al mercado empresarial y de negocios, mientras que Windows Phone era para los consumidores. 

Al igual que hemos dicho sobre el Zune, los Windows Phones no estaban mal. El sistema operativo de Microsoft vino a refrescar un panorama de dos caras que ya empezaba a parecer rancio, y aportó algunas novedades.

De forma similar a los widgets que puedes usar hoy en tu teléfono, hace unos diez años, Windows Phone mostraba una serie de mosaicos interactivos en la pantalla de inicio que ofrecían contenidos de diferentes aplicaciones de un vistazo. 

También han trabajado para diferenciar el hardware. Tal vez recuerdes esos colores vibrantes en la serie Lumia, probablemente la primera línea de teléfonos insignia que hizo esa elección de diseño. Incluso las magníficas cámaras que tenían algunos de ellos. Pero los teléfonos tendían a ser voluminosos en comparación con otros teléfonos Android, y no tan elegantes como los iPhones.

Microsoft tenía la ambición de controlar el sistema operativo y la experiencia del usuario en todos sus dispositivos, al igual que Apple. Pero Apple tenía unos tres años más de experiencia montando smartphones en premium , con un sistema operativo más maduro. 

Así que, tras muchas iteraciones de diferentes fabricantes, Microsoft acabó adquiriendo Nokia, el antiguo rey de los teléfonos móviles, con la esperanza de que la fusión pudiera ayudarles a resolverlo. 

Ve a ver nuestro episodio sobre Nokia, pero resumiendo, Microsoft invirtió unos 8.000 millones de dólares en el asunto de Nokia, pero no tuvo éxito en la gestión del lío de las licencias para alinear todos los dispositivos en un sistema operativo racionalizado. No te equivoques, no es una tarea fácil.

Apple lo hace de forma magistral con el sistema operativo de todos sus dispositivos porque ha conseguido mantener el control total de su hardware y software walled-garden. 

Pero incluso Android sigue luchando por ofrecer un soporte de software y actualizaciones regulares a la gran cantidad de dispositivos que operan en las diferentes versiones del sistema. 

Al apostar por Nokia, Microsoft dejó de lado a otros fabricantes clave como Samsung o HTC, que no tuvieron problemas en apostar por Android. 

Y parecía que la gente tampoco se iba a molestar en dar el salto a los Windows Phones, lo que se confirmó inevitablemente con las bajas ventas que nunca alcanzaron a las de los competidores.

A los fabricantes y a los consumidores no les gustaba Windows Phone, así que los desarrolladores de aplicaciones tampoco estaban interesados en él. Ese fue un gran problema que dejó a Windows en desventaja para competir con la Play Store y la App Store.

YouTube vs. Windows Phone

No tener tus aplicaciones esenciales y queridas a mano en tu teléfono, es impensable en la era de los smartphones. Y Windows Phone carecía de la mayoría de ellas. 

Sí, los Windows Phones no tenían Youtube, así que, ¿qué más podemos decir? Google y Microsoft no eran precisamente los mejores amigos por entonces, y Youtube se convirtió en un campo de batalla central para ellos alrededor del año 2013. 

Windows se las había arreglado para trabajar alrededor de la API de Youtube para crear una aplicación nativa para su sistema operativo. Pero a Google no le gustó.

Esa primera versión de Youtube presentaba un par de problemas fundamentales para los intereses de Google: No tenía publicidad y permitía cosas como la descarga de vídeos. 

Google intervino y exigió a Microsoft que hiciera que la aplicación cumpliera con los términos de uso de su API. Lo hicieron, pero sólo parcialmente. Así que Google retiró la aplicación y ambos se enzarzaron en un intercambio corporativo en el que Windows Phone acabó perdiendo.

Google les exigió desarrollar la aplicación en HTML5, lo que dificultó a Microsoft el control de la reproducción y la superposición de controles en los vídeos. Pero también supuso una desventaja con Android e iOS, que tenían sus propias aplicaciones nativas de Youtube. 

Así que, en pocas palabras, mala suerte para los usuarios de Windows Phone que querían usar Youtube.

Avancemos hasta 2020, y Microsoft está aprovechando una mejor relación con Google, poniendo Android en su nuevo teléfono plegable, y haciendo cosas como la función "Your Phone" de los PC que permite ejecutar aplicaciones de Android junto a las de Windows en el ordenador.

Con Satya Nadella, Microsoft se dedica más a la colaboración y a las alianzas corporativas que con Steve Balmer, durante la era de Windows Phone.

La Microsoft de Nadella parece estar cosechando importantes relaciones en el mundo empresarial, en lugar de guerras. Habla de que por fin ha hecho las paces con Android, o de que se ha vuelto a unir a Samsung en favor de sus esfuerzos de juego en la nube, poniendo los juegos de Xbox en los teléfonos insignia de Samsung.

Después de todo, es evidente que si tienes algún interés o negocio en el espacio de la tecnología móvil, es mejor que estés en buenos términos con Android. 

Windows 10X - Una nueva promesa

Windows Phone llegó tarde a la fiesta de los smartphones cuando apareció en 2010. Para entonces, el iPhone ya había prosperado durante tres años, y Android estaba prácticamente en todos los teléfonos que no eran iPhones. 

Así que parece que se han metido en la fiesta de los dispositivos plegables antes de tiempo. Nos guste o no, esta tendencia de los dispositivos de dos pantallas lleva un tiempo existiendo y parece haber llegado para quedarse. Se trata de redefinir las fronteras que separan los smartphones, las tabletas y los portátiles. 

Windows 10X promete un Windows potente y fresco optimizado para estos dispositivos todo pantalla que se pueden plegar al tamaño de un smartphone y son lo suficientemente potentes como para superar a un portátil. 

Desde hace algún tiempo, Microsoft ha estado bromeando con los nuevos dispositivos Surface, y finalmente lanzaron el Surface Duo al mercado por 1399 dólares, recientemente en septiembre. ¿Pero es bueno? Las críticas en Internet son variadas y, a primera vista, parece un dispositivo fresco, pero anticuado.

Parece elegante, pero esos grandes biseles negros en la pantalla te retrotraen a la estética de cualquier otra tableta Android. Y ese es un factor clave en la Surface Duo: el primer dispositivo de Microsoft que funciona con Android en lugar de Windows.

Ah, sí, el viejo "si no puedes vencerlos, únete a ellos...". Pero es posible que los planes de Microsoft en materia de teléfonos no hayan sido vencidos todavía. También han presentado el Surface Neo, aparentemente, el dispositivo plegable más premium y el que se supone que mostrará Windows 10X en todo su esplendor.

Los avances y los modelos de preproducción que han presentado tienen una pinta estupenda. Pero, sorpresa... la pandemia de COVID se interpuso y el mundo tendrá que esperar hasta 2021 para Windows 10X. Tal vez incluso hasta 2022 para el Surface Neo.

Así que, por ahora, podemos decir que Windows para teléfonos sigue prácticamente muerto, y está por ver si Microsoft puede sacar algo relevante de esta reinvención de los dispositivos móviles; o si acabará dándonos la historia de otro producto muerto.