Los mayores fracasos de Kickstarter de todos los tiempos

Bernardo Montes de Oca
14 de julio de 2021

Kickstarter se ha convertido en una de las plataformas de crowdfunding más populares del mundo. Algunas ideas han acabado recibiendo un respaldo millonario. Otras son pequeños éxitos que de otro modo no habrían existido. Y luego está la ensalada de patatas.

Se han prometido casi 6.000 millones de dólares, con más de 204.000 proyectos financiados con éxito.

Los fondos aumentan cada día con más personas que acuden a Kickstarter. Y sus ideas no tienen que ser enormes. De hecho, la mayoría de los proyectos no piden más de 10.000 dólares.

Pero algunos de estos proyectos son bastante locos. Y, ya nos conoces, nos encantan las historias locas. Así que, en este episodio de Company Forensics, echaremos un vistazo a algunos fracasos épicos de Kickstarter.

Cómo nació Kickstarter

Antes de sumergirnos en los epic fails, recapitulemos cómo nació la empresa. Este es Perry Chen. En 2001, le gustaba mucho la música y quería dar un concierto. Pero no tenía dinero. Así que se lo pidió a la gente por Internet.

Pero, aquí está el truco: nadie tendría que aportar dinero hasta que consiguiera los 20.000 dólares que buscaba. Así que, la gente sólo tenía que comprometerse a dar, lo que hacía que fuera seguro para ellos. Al final, organizó el concierto. Pero le gustó tanto la idea de la financiación que decidió convertirla en un negocio.

Se asoció con Yancey Strickler y Charles Adler en 2005 para crear una plataforma que utilizara el mismo principio pero con las ideas artísticas y empresariales de la gente. Y así nació Kickstarter.

El primer proyecto financiado con éxito en Kickstarter fue "Drawing for Dollars", por 35 dólares. Después de eso, los proyectos crecieron rápidamente en tamaño. En 2012, dos campañas superaron los umbrales del millón de dólares, consolidando la popularidad del sitio.

Además, los proyectos tienen mucho éxito una vez que tienen el dinero. La CNBC descubrió que solo el 9% de los proyectos financiados no llegan a buen puerto.

Al igual que el concierto de Chen, Kickstarter funciona prometiendo dinero. Así, si un proyecto necesita 1.000 dólares, puedes prometer 100 dólares. Pero, no das el dinero hasta que esa campaña alcance los 1.000 dólares. Si la idea no alcanza su objetivo, entonces estás bien. No pierdes nada de dinero.

Pero, una vez que el proyecto cuenta con financiación, tiene que entregar lo prometido. Si no lo hace, es responsabilidad del creador devolver el dinero. Kickstarter no maneja el dinero, así que es un poco una apuesta. Y, a veces, esas apuestas no dan resultado.

Una maquinilla de afeitar de 4 millones de dólares que corta en profundidad

El afeitado lleva tiempo, hay mellas, cortes e irritación, y hay que comprar costosos recambios de cuchillas para salvar la piel. La gente lleva décadas anhelando una maquinilla de afeitar mejor.

Por eso, cuando una empresa prometió maquinillas de afeitar láser, el mundo tomó nota. En teoría, la maquinilla de afeitar láser Skarp era realmente genial. Tenía un diseño elegante y la cuchilla era realmente un láser.

Los medios de comunicación estaban tan emocionados que lo llamaron"el futuro del afeitado".

Su campaña en Kickstarter pedía 160.000 dólares. Pero la gente estaba tan entusiasmada con la maquinilla de afeitar láser que 20.000 patrocinadores prometieron más de 4 millones de dólares. Eso es 25 veces más de lo que la empresa había pedido inicialmente.

Pero el primer prototipo disipó el entusiasmo. Era incompleto. La cuchilla podía cortar el pelo, pero no era nada eficaz.

Además, estaba la propia empresa. Ninguna documentación respaldaba las afirmaciones de Skarp, la financiación parecía demasiado baja y Skarp ni siquiera explicaba completamente la tecnología láser.

Los medios de comunicación entrevistaron a expertos en dinámica láser y cuestionaron la mera física de todo ello. Así que, en poco tiempo, Skarp se encontró en una situación peliaguda, valga el juego de palabras. 

La cosa se puso tan turbia que Kickstarter suspendió el proyecto. Skarp infringía sus normas, que exigen prototipos funcionales de los productos físicos ofrecidos como recompensa. Así que, básicamente, el proyecto no era real.

Pero Skarp no había terminado. Apenas unas horas después de ser expulsado de Kickstarter, Skarp apareció en Indiegogo. Allí recaudó 500.000 dólares y estuvo activo hasta 2020. Pero, la campaña se ha cerrado desde entonces. 

Una aventura que acabó en desastre

Pasemos de los productos dudosos a los videojuegos.

Esta aventura comienza con Simon Lane y Lewis Brindley. Transmitieron vídeos de su espectáculo basado en Minecraft, la Sombra de Israphel, en su canal de Youtube llamado Yogscast.

Habían conseguido un gran número de seguidores. Así que, ¿por qué no crear su propio videojuego? Yogventures. Se trataba de un juego de aventuras de mundo abierto con sus famosos personajes.

En 2012, prometieron que Yogventures sería el juego que siempre habías querido. Era un objetivo ambicioso, pero consiguieron recaudar 567.000 dólares de ávidos seguidores.

Nueve años después y nadie ha oído hablar de Yogventures. Entonces, ¿qué pasó? Aquí es donde se pone oscuro.

En primer lugar, ni Brindley ni Lane eran desarrolladores de juegos. Así que se asociaron con una empresa llamada WinterKewl, un grupo de desarrolladores independientes de gran talento. Eso es genial, ¿verdad?

Bueno, no del todo. Este sería el primer juego de WinterKewl. Sí, eran desarrolladores, pero nunca habían hecho un juego.

Así pues, mundos generados aleatoriamente, personajes personalizados, nuevos motores de física y desarrolladores sin experiencia. ¿Qué podría salir mal?

La campaña de Kickstarter comenzó en abril de 2012. Pero, en marzo de 2013, no habían cumplido los primeros plazos.

Y, en agosto de 2013, Yogventures tenía serios problemas financieros. Por supuesto, la empresa había lanzado versiones Alpha y Beta, y los patrocinadores habían enviado sus comentarios. Pero, en 2014, el proyecto se detuvo, y toda la comunicación se detuvo, y los patrocinadores se preguntaron por qué.

Yogventures era un reto demasiado grande para el desarrollador. Tras meses de lucha, el fundador de Winterkewl, Kris Vale, cerró la operación. Devolvió todo el trabajo restante a Yogscast.

Pero eso no quiere decir que Vale no creyera en la idea, sino todo lo contrario. Estaba tan empeñado en ella que puso 25.000 dólares más de su propio dinero para que funcionara, pero no pudo. Su mujer incluso se divorció de él por su obsesión con el juego. 

Así que, Yogventures estaba hecho. Pero, ¿a dónde fue todo el dinero? Winterkewl había gastado la mayor parte. Así que Yogscast negoció para que Vale le diera 150.000 dólares para terminar el proyecto.

Pero, este dinero también desapareció. A día de hoy, nadie sabe qué pasó. Todo lo que sabemos es que 13.000 patrocinadores tienen las manos vacías, que el juego nunca existió y que hubo un divorcio. Yikes.

Hay que dar la razón a estos chicos. Eran curiosos y creativos, como muchos de ustedes. Y, a veces, sólo necesitamos un impulso en nuestra confianza creativa. Ahí es donde entra Skillshare.

Skillshare es una comunidad de aprendizaje en línea para creativos, donde millones de personas se reúnen para dar el siguiente paso en su viaje creativo.

Uno de nuestros mayores retos es contar historias. Sin una buena historia, no hay un buen vídeo. Así que, si quieres mejorar tu capacidad de contar historias, te recomiendo encarecidamente el libro de Thomas Dajer Storytelling through Film: Cómo crear vídeos atractivos para Youtube.

La impresión 3D mal hecha

Seamos sinceros, todos hemos querido tener una impresora 3D. Pero, pueden ser caras. Por eso la Tiko 3D era prometedora. Era elegante, fácil de usar y barata.

La impresora 3D Tiko albergaba todos sus componentes en un cuerpo único. Funcionaba de forma similar a una aguja e hilo, utilizando tres hilos de material para construir el producto. Por lo tanto, tenía mucho sentido y a sólo 179 dólares, era demasiado buena para dejarla pasar. Eso es lo que creyeron 16.538 patrocinadores.

Se prometieron cerca de 3 millones de dólares para la idea, convirtiéndola en la segunda impresora 3D más financiada en Kickstarter de la historia.

Pero Tiko fabricó las impresoras una vez que alcanzó el objetivo de financiación. Consiguió enviar unas 4.000 unidades. Fue entonces cuando empezaron los problemas. Los usuarios se quejaron de la calidad de la impresión y de la construcción.

Y el culpable era el unibody. Sí, era bonito de ver. Pero para fabricarlo, la empresa recurrió a la electrónica y los componentes a medida, que no eran fiables y lo encarecían.

Además, no es que el Tiko imprimiera mejor que la competencia. De hecho, los expertos les criticaron por no utilizar componentes más baratos para lograr el mismo objetivo. Y luego está el precio.

Habían atraído a los compradores con precios baratos, pero las ventas no eran suficientes para compensar los costosos componentes. Incluso con 4 millones de dólares de financiación, la empresa sufrió una rápida hemorragia de dinero y, en 2016, la impresora 3D Tiko estaba muerta y el dinero se había esfumado.

No había suficiente para pagar a los patrocinadores. Entonces, ¿qué hicieron esos miles de donantes? Recurrieron a Kickstarter.

Así es. Muchos usuarios enfadados crearon una campaña en Kickstarter para recaudar dinero e iniciar una demanda contra Tiko, que no ha llegado muy lejos.

Así que 12.000 personas han tenido que decir adiós a los 179 dólares. Y, al menos, hay 4.000 impresoras por ahí que funcionan como topes de puertas.

Una gran idea es sólo eso: una gran idea. Se necesita mucho para que funcione. 

Así que, al igual que estas historias, muchas grandes ideas por ahí se convirtieron en épicos fracasos.

Lea más historias aquí
Bernardo Montes de Oca
Creador de contenidos enamorado de la escritura en todas sus formas, desde los guiones hasta los relatos cortos, pasando por el periodismo de investigación, y sobre casi todos los temas imaginables. Desde los inicios hasta la naturaleza, desde la literatura hasta la aviación. Con discapacidad auditiva, así que hablemos alto y claro.
MÁS HISTORIAS
Smartwatches vs relojes tradicionales: el declive de los relojes suizos
Enlace de texto

Apple es conocida por introducir productos en la corriente principal. Sin embargo, ¿están a la altura de los titanes del sector, los relojes suizos?

Leer más...
Boosted Board fuera del negocio: la historia detrás del incendio
Enlace de texto

Con una breve declaración en el sitio web de Boosted, Russakow dijo al mundo que "seguirá buscando opciones estratégicas bajo la nueva propiedad". Era el final: Boosted Board fuera del negocio.

Leer más...
Derechos de autor 2021 Slidebean Incorporated. Todos los derechos reservados
Hecho con 💙️ en la ciudad de Nueva York + San José, CR